Saltar al contenido
dana

Sí existe una cultura que resalta por sus creencias, religión y leyendas se trata de la Celta. Historias llenas de magia y seres fantásticos cuyos poderes eran asociados a diferentes elementos de la naturaleza y la diosa Dana no era un excepción.

En realidad la mitología Celta fue una forma que encontraron las personas de dar explicación a todo aquello que hasta el momento no la tenia o era difícil de encontrar.

Es por todo esto que surgió la adoración y culto a múltiples deidades, una de las cuales era conocida como la Diosa Dana.

Dana etimológicamente proviene de Dan palabra de raíces irlandesas que se traduce como “conocimiento”; y según varios historiadores esta diosa aparece entre las primeras deidades celtas, por lo cual posiblemente se trata de la diosa madre en dicho pueblo.

Igual que otros seres mitológicos, esta deidad es conocida bajo diferentes nombres: Duna, Annan, Ana, Anu y otros.

Significado de la deidad Dana

deidad Dana

La diosa Dana es la versión celta de la conocida Gaia, se cree que esta es la personificación divina más importante de dicha religión y se le atribuye ser la madre de todos los dioses, así como la creadora de los humanos.

Ella es la tierra misma, una diosa creadora o diosa madre de toda la vida existente en este mundo.

Según las leyendas esta diosa es la más antigua de las deidades Irlandesas y simboliza los ríos, el día, la magia, sabiduría, el viento; es decir que sus poderes abarcaban toda la existencia.

Dana es capaz de tomar una forma femenina, tal cual como una hermosa doncella o incluso mostrarse como una mujer de edad, todo en función de la situación en la que se manifieste.

Muchos aseguran que esta diosa tenía un temperamento dual, pues podía ser la más magnífica y generosa o convertirse en ser malévolo y tempestivo como podía pasar con la diosa Ceridwen.

Historias sobre Annan

En la actualidad son pocas las historias de las que se tiene conocimiento que involucren a esta diosa celta, ya que no han podido sobrevivir a través del tiempo.

Una de ellas narra que hubo un tiempo en que Bile el Dios de la Curación y de la luz representado por un roble sagrado, era alimentado y cuidado por Dana, pues necesitaba de sus poderes para poder florecer; esta unión dio como resultado el nacimiento de Daghda.

Otro relato cuenta que “La gente de la Diosa Dana” eran un grupo de personas descendientes de Nemed que fueron exiliados de Irlanda, dispersados en diferentes lugares; al saber de ellos Dana les ofreció sus cuidados y patrocinio para que pudieran aprender nuevas técnicas o habilidades de magia y así regresar a Irlanda bajo una niebla mágica.

De nuevo en su tierra estas personas adquirieron una nueva importancia en la religión y creencias del sitio; pues gracias a sus conocimientos esotéricos y poderes obtenidos se ganaron un lugar como poseedores de luz y de sabiduría.

De acuerdo a esto, se evidencia que Dana no solo era una diosa creadora y responsable de la fertilidad sino que también fue maestra y guía para sus seguidores.