Saltar al contenido
Ki

La Diosa Ki es también es llamada Ninhursag en la religión Sumeria, siendo esta una de las civilizaciones más antiguas de Mesopotamia.

Se sabe que la civilización Sumeria es la más antigua que se conoce en la historia de la humanidad.

Esta civilización desarrolló grandes conocimientos a niveles de construcciones, escritura, lenguaje y religión.

La Diosa Ki, junto con el Dios Anu se representan como la Tierra y el Cielo respectivamente.

Por la antigüedad de sus escrituras y de su existencia, muchas de las creencias que tenía esta civilización y los nombres de sus dioses no están del todo esclarecidos, sin embargo, hay cosas que se saben y que se mantienen hasta el día de hoy.

Esta Diosa es la consorte del Dios de los cielos y juntos forman el mundo como se conoce hasta hoy. La Diosa Ki forma parte de los 7 grandes Dioses de la supremacía de Dioses de Mesopotamia.

Representación y leyendas sobre la Diosa Ki

Esta deidad es considerada la madre divina de los Reyes de Sumeria. Se estableció en la religión mesopotámica como el ente femenino y madre protectora de todos los animales y todos los seres vivientes de la Tierra.

Ninhursag

Dominaba la vida salvaje y las montañas. La cultura Sumeria refiere que Ninhursag o ki fue partícipe directa en la creación de la raza humana y que asistió a moldear al hombre en arcilla.

En otras versiones, es la hermana de Enhill y se dice que rompió 14 partes de arcilla primigenia, 7 a la derecha y 7 a la izquierda, los cuales produjeron los primeros 7 pares de embriones humanos.

También se dice que los 7 pares produjeron las 7 diosas de la matriz que engendraron los primeros seres humanos del planeta.

Llamada también la señora de las colinas sagradas, se dice que los Reyes de Sumer fueron “nutridos por su leche”. También se la menciona en los poemas épicos de la creación y el diluvio universal.

Origen en las escrituras

En las escrituras mesopotámicas religiosas, Ki es la Diosa de la ciudad de Adab y de Kish en las regiones del norte, era Diosa del suelo rocoso de las montañas sagradas.

Tenía poder en el desierto para producir vida silvestre. Es descrita como madre de todos los niños y madre de todo lo viviente.

Casi todo lo que se sabe de esta Diosa es gracias a los poemas babilónicos, por ello su denominación es bastante enigmática y no está del todo claro.

Muchos consideran que la Diosa Ki luego es suplantada con el nombre de Ninhursag en las escrituras.

Existe una versión de una leyenda que cuenta que antiguamente el nombre de Ninhursag era Ninmah y que al crear las colinas y las montañas, su hijo Ninurta, para conmemorar tan grande hecho le cambió el nombre.

Una creencia que se mantiene es que Anu y Ki engendraron un hijo: Enhil, y al nacer este separó al cielo y la Tierra creando así el día, lo que se conoce en las escrituras como el alba.

Una cosa que sí es clara, es que todas las versiones coinciden en que esta Diosa determina la creación y la fertilidad de los campos, las montañas y todos los seres humanos.