Saltar al contenido

TONANTZIN

TONANTZIN

Tonantzin según su etimología en náhuatl significa Nuestra Madre Venerada (To: nuestro, Nantli: madre, Tzintli: reverencial).

El nombre de esta Diosa es el que reciben varias deidades como Coatlicue, Teteoinan y Cihuacóatl.

Por lo tanto, se compara con los diferentes nombramientos que recibe la Virgen María en la religión católica.

Su manifestación puede ser diversa, no como una única Diosa, sino de varias de acuerdo a las instancias.

Por otra parte, las deidades simbolizan la vida, la tierra y la fertilidad. Tonantzin es la madre de Quetzalcóatl, sin embargo, algunos investigadores la mencionan como su esposa.

La Diosa Madre Tonantzin era venerada en un templo en el cerro de Tepeyaz en Anáhuac. Donde actualmente está ubicada la Basílica de Guadalupe.

Los pobladores se dirigían a honrar a esta Diosa como forma de agradecimiento por los alimentos en época de sequía. Asimismo, la representación de Tonantzin es en forma de una joven vestida con túnica blanca y se dice que solo aparecía ante un solo indígena al que le revelaba secretos.

La leyenda Tonantzin

Según la leyenda se relata que cuando llegaron los españoles, podían escuchar en el lago Texcoco los sollozos de una mujer al ser destruido y profanado su templo con la intención de evangelizar a la población.

Según otras historias, aproximadamente 10 años después de ese suceso. Se relataban leyendas y mitos sobre la Virgen de Guadalupe con la que comparaban a Tonantzin.

Es por ello, que durante años han existido debates de la relación entre ambas figuras y la construcción de la Basílica en el mismo lugar del templo de la Diosa Madre.

Ya que algunos indígenas las consideraban como una sola deidad. Donde la nombraban Tonantzin-Guadalupe que significa Nuestra Madrecita, a la que aún le rinden tributo algunos indígenas mexicanos.

Sin embargo, la Virgen de Guadalupe no era la misma Tonantzin, sino una representación de la religión católica.