Saltar al contenido

Ixchel

Ixchel

Ixchel, “la blanca” fue conocida entre los Mayas como una Diosa de la luna, creadora y destructiva al mismo tiempo, y sin dudas poderosa.

Su historia es muy interesante, quédate que te cuento un poco sobre ella. De nuestro pasado debemos aprender, y por algo los Mayas decidieron describir la parte destructiva pero hermosa de la naturaleza a través de una mujer.

Todas las civilizaciones antiguas tuvieron sus propias mitologías, crearon sus propias historias y deidades para explicar el funcionamiento del mundo y del universo, y para describir conceptos que para ellos eran importantes.

Como la naturaleza en todo su esplendor, y también para explicar conceptos un poco más abstractos y prácticamente desconocidos por la humanidad al cien por cien.

Poderes de la diosa Ixchel

ixchel diosa maya

Se dice que tenía el poder de dar vida a quien deseara y no solo a seres, sino también a la naturaleza en sí, podía hacer florecer lo que quisiera.

También tenía la capacidad asombrosa de curar a voluntad. Y cuando se sentía generosa, lo era en grande. Por eso tantos le adoraban.

Pero, así como era capaz de crear, de aliviar y de hacer florecer, también tenía el poder para destruir y castigar.

Era ella quien controlaba las tormentas e inundaciones que azotaban la tierra y que causaban grandes pérdidas humanas.

Cuando estaba en este modo de destrucción, los Mayas la representaban con símbolos de muerte y destrucción.

Estos símbolos contenían serpientes enrolladas en el cuello de la diosa, y la pintaban con garras en lugar de pies.

¿Cómo fue su vida?

Ix Chel

La Diosa de la Luna se casó con Itzam-Na, el Sol, el Dios Todopoderoso y creador de todo, incluyendo el mundo.

Eran por supuesto el uno para el otro, ya que se igualaban en poder y en importancia.

Tuvieron 13 hijos: el dios de maíz, el dios del cacao, dioses de guerra, de sacrificios, de las estrellas.

También tuvieron hijas que fueron diosas de las aguas, de la noche y del paraíso

. Todos eran muy poderosos y todos trabajaban entre sí para el correcto y balaceado funcionamiento del mundo, y de los ciclos infinitos de la madre naturaleza.

El templo de Ixchel se encontraba en Ecab, una provincia a la que muchos peregrinos iban a consultar su fortuna y futuro.

Las mujeres le pedían a la diosa tener más hijos, y a cambio de la adoración de estos peregrinos, Ixchel protegía a todos los que iban a su templo.

Sobre todo a los que le llevaban abundantes ofrendas de comida o de flores. Tenía otros sitios de adoración en la Isla Mujeres y se dice que de ella viene el nombre.

Donde la adoraran y le dieran ofrendas, ella los protegía de todo. Es una de las razones por las que se le rendía tanto culto y las mujeres la veían con admiración.

Representación

ixchel diosa maya yucatán

En los registros Mayas se representa a Ixchel como la Madre Tejedora, ya que siempre estaba tejiendo y, de hecho, inventó el telar de cintura.

También la pintaban vaciando un cántaro de agua encima de la Tierra, ya que también era asociada con la lluvia y algunos desastres naturales.

Era representada así, como una tejedora, con serpientes en la cabeza y con la parte inferior hecha de huesos.

Mitad amable y mitad tenebrosa. Se le representaba también con los colores blanco, rojo, negro y amarillo, por los rumbos del universo.

Era también conocida como patrona de los textiles, la pintura, artes, medicina y curanderos.

Fue adorada como la diosa de la Luna y representó su poder de fertilidad a través de este título, ya que los ciclos de la luna influyen en el tiempo de siembra y cosecha de la tierra.

Así que los que se dedicaban a la siembra, la adoraban también. Ya que sabían que de ella dependía la abundancia de la Tierra y el correcto equilibrio que debía tener la misma para producir fruto.

Además de que ella no solo hacía fértiles a las personas, sino también sus suelos.

Esto era posible porque tenía gran poder sobre los elementos que influían en la Tierra, para modificar todo lo que quisiera.

Los diferentes nombres de la deidad Ixchel

Diosa Ixchel

Fue conocida por distintos nombres, todos describían una de sus fases, ya que tenía muchas. Fue conocida como Mujer Arcoíris (Ix Chel) en los momentos donde era amable con la tierra y la cuidaba.

Fue llamada Señora Luna Blanca, Señora del Primer Pincel, aludiendo a que era muy antigua, y también fue llamada Sinal, como representación de la influencia que tenía en el parto, en el nacimiento; este nombre significaba que era capaz de dar a luz.

Por estos nombres vemos que ella representaba todas las caras de la luna, todas las caras del universo, tanto la tragedia como la dicha, la creación y la destrucción, la abundancia y la carencia.

Ixchel estaba implicada en casi todos los aspectos que dominan y describen a la Tierra.