Saltar al contenido
Gula

La diosa Gula es una representación mitológica de la curación en los antiguos pueblos de mesopotamia; su nombre se traduce como “Grande” por lo cual podemos interpretar que se denomina “La gran diosa de la curación”.

Son muchos los textos que atestiguan la importancia de Gula en diferentes religiones, siendo la principal de ellas la de Sumeria.

En varias inscripciones se hace referencia a dicha deidad como “La dama de la salud” y se le atribuyen encantamientos que según tienen como objetivo reponer el bienestar físico de las personas.

También se hace mención hacia ella como Ninkarrak, un ser divino con poderes de regeneración y fertilidad, por lo que podía dar vida o curar a los enfermos.

Pese a este lado benévolo también es mencionada en diferentes conjuros y maldiciones, ya que en algunas leyendas se cuenta sobre un pasado oscuro y tempestuoso que la marcaba.

Orígenes de Gula

Al igual que sucede con muchos otros dioses sumerios, Gula es una de las deidades procreadas por el Dios supremo Anu.

Al principio se conocía con el nombre de Bau, representada y asociada a los perros; sus poderes curativos se adjudicaron cuando las personas notaron que cuando dichos animales lamían las heridas expuestas, estas comenzaban a sanar más rápido.

Su culto no era muy conocido antes de convertirse en diosa curadora, pero tras su veneración como tal, la creencia en Gula se extendió a diferentes regiones, incluso llegó a ser nombrada como patrona de algunas ciudades; todo esto ocurría en el periodo babilónico de los años 2000-1600 aC aproximadamente.

Importancia de esta deidad

Aunque en aquellos tiempos en teoría las deidades se encargaban de cuidar y proteger a las personas; también las enfermedades, lesiones y todas las circunstancias que desestabilizan la salud de los seres humanos eran consideradas como actos de castigo, que los dioses impartían a quienes de algún modo desobedecían sus mandatos.

La importancia de Gula en la curación de males radica en que quienes padecen algún problema de salud debían acudir al culto en veneración a la diosa o de lo contrario su curación no sería exitosa.