Saltar al contenido
Izanami

Izanami era un diosa muy importante en la cultura y mitología de Japón, era diosa de la creación y también diosa de la muerte.

Su contraparte era su hermano y también ex esposo Izanagi, ambos fueron los primeros dioses convocados a la existencia. Ellos fueron las primeras deidades encargadas de crear la primera tierra, les otorgaron una lanza decorada con preciosas joyas.

La lanza era llamada Ameno, estos dos dioses fueron la unión entre el cielo y la tierra, se dice que con la lanza batieron el mar creando una isla que luego se convertiría en su hogar.

Izanami en la mitología

En su deseo por formar familia Izanami propuso casarse con su hermano y aunque a Izanagi no le parecía que era lo correcto termino accediendo. De esta forma crearon un palacio y rodeándolo con un pilar en direcciones opuestas.

Cuando se hubieren encontrado al otro lado Izanami terminaría hablando primero en saludo, de esta manera quedarían unidos en matrimonio.

diosa de la muerte japonesa

De este matrimonio nacieron dos hijos, a los cuales no se les consideraban dioses debido a que eran deformes.

Los dioses colocaron a sus pequeños hijos en un bote y los lanzaron al mar, pidiendo de esta manera a otros dioses una respuesta sobre lo que habrían hecho mal al unirse en matrimonio.

Estos dioses respondieron a sus plegarías objetando que era la deidad masculina quien debía hablar primero en saludo a la hora de unirse en matrimonio, por lo que la pareja antes habría hecho lo contrario.

Por lo que ambos volvieron a rodear el palacio con un pilar y esta vez sería Izanagi quien saludaría primero. De esta manera su matrimonio termino teniendo éxito.

Después de haber rehecho su unión tuvieron muchos hijos sanos que vendrían a representar a la naturaleza como en forma de montañas, ríos entre otros.

Sus hijos

Tuvieron muchos hijos durante su matrimonio, pero mas sin embargo cuando tuvo que dar a luz a otro de sus hijos. Que sería el dios del fuego, Izanami fue quemada hasta la muerte durante el parto.

Después de su sufrida muerte ella terminó en la tierra de los muertos. No obstante, su esposo Izanagi no se dio por vencido y fue a buscarla hasta allí.

Cuando llegó su esposa le pidió que no la mirará, pero este haciendo caso omiso encendió una antorcha y viendo su cadáver en absoluta descomposición decidió huir.

Izanami muy furiosa con su marido envió a un centenar de espíritus femeninos horribles, guerreros y hasta a ocho dioses del trueno tras él.

Izanagi aun con todo eso logró escapar del inframundo y lo cerro colocando una piedra en su entrada. Su mujer llorando le dijo que si la dejaba, ella cada día mataría a mil hombres y entonces su marido le respondió que él entonces haría que nacieran 1500 mas cada día.

Es por esto que Izanami se terminó convirtiendo en reina de la tierra de los muertos y por otro lado Izanagi en rey de la tierra de los vivos y de esta manera su matrimonio dio fin.