Saltar al contenido

Uke mochi

Uke Mochi

Uke mochi es la diosa de la comida en la cultura Japonesa, tiene una historia bastante peculiar según los relatos de Japón.

Se dice que Tsukiyomi que era el dios de la luna, habría sido enviado a la tierra por su hermana Amaterasu la diosa del sol, para visitar a Uke Mochi, ella le preparó todo un festín frente al océano, dicho festín habría salido de su propia boca, ya que ella escupía cualquier tipo de comida.

Pero esta situación disgusto mucho a Tsukiyomi, no estaba dispuesto a comer el vómito de la diosa por lo que acto seguido saco su espada y la mató.

Cuando el dios de la luna regreso al cielo y contó lo sucedido a su hermana ella se enfadó muchísimo y le dijo que de ahora en adelante jamas le vería a la cara. Lo que nos vendría a explicar porque la Luna y el Sol jamás se ven juntos.

Amaterasu envió a otro dios a ver a la diosa muerta y este descubrió que desde su cadáver aun surgían alimentos, de su cabeza por ejemplo habían salido el buey y el caballo, de sus cejas brotaban gusanos de seda, de sus ojos nacieron cereales, de su vientre arroz y de sus genitales habían emergido trigo y frijoles.

Por lo que Amaterasu termino sembrando todos estos granos en la tierra como alimento para el futuro uso de los humanos.

Con los gusanos de seda desenrolló hilos de ellos y así produjo la seda cruda para el posterior arte de la sericultura.

Ya sabemos el porque el arroz es un alimento imprescindible en la cultura Japonesa, es su alimento base y sus creencias son pilar de su vida misma.

La muerte de Uke Mochi

Es una de las culturas mas intrigantes y apasionantes, sus deidades no podrían ser menos. Sobre todo es importante que en esta cultura se reivindique el lugar de la mujer, dándole igual importancia a una diosa como a un dios, a una doncella como a un guerrero.

Uke Mochi murió por la ignorancia y soberbia de un dios que no entendía que su poder era eso que para él era intolerable. No había derecho de cometer tal acto de injusticia, actos que en la actualidad también podríamos ver reflejados, como el hombre que asesina a su mujer por el simple hecho de creerla suya.

Los mitos podrían ser solo historias que con mentiras nos terminan contando la verdad.