Saltar al contenido

Diosas Mayas

diosas mayas

La gran y enorme variedad de mitos y leyendas y el modo de politeísmo para adorar a los dioses era aún mas característico en la cultura Maya y en los dioses y diosas Mayas. Esto quizás sea debido a la autonomía que tenían en su política de vida, esto les llevaba a venerar a sus deidades.

Se piensa que los Mayas adoraban alrededor de 150 a 250 deidades, algunos de los cuales eran de orígenes mesoamericanos muy antiguos, mientras otros nacieron en el período pos-clásico, sería después del año 900 DC hasta quizás principios del siglo XVI.

Lo curioso es que los Mayas no otorgaban a la mayoría de sus dioses características piadosas, en realidad sus deidades eran descritas como sobrenaturales, que aún siendo poderosas podían ser engañadas y hasta asesinadas por mortales astutos.

Diosas Mayas de mayor relevancia

En el siguiente artículo vamos a mostrarte algunos de las principales diosas Mayas que fueron veneradas en la mayoría de esta población. A continuación la lista de todas estas fantásticas deidades:

IX CHEL, DIOSA MAYA DE LA LUNA

Diosa Ixchel

Era una deidad femenina muy importante en la cultura Maya, tanto en el período clásico como en el pos-clásico. En continuadas ocasiones llamada también “Lady Rainbow”, esta deidad esta vinculada con la luna, el clima, la fertilidad, los niños y la salud.

Al igual que su marido Itzamna ella también era conocida por su noble aspecto.

Fue descrita como una seductora y hermosa joven que defiende la fertilidad, el amor y el matrimonio. Se le asoció con los ciclos lunares y con los conejos, fue además representada como una anciana marchita que contaba con el poder de crear y destruir la tierra, también se le describió con garras, colmillos y con un cuerpo rojo adornado con símbolos de muerte y hasta calaveras.

IX TAB, DIOSA MAYA DEL SUICIDIO

IX TAB

Es una divinidad bastante curiosa, se le describe como una mujer muerta con una soga alrededor de su cuello, colgando del cielo y por ello es relacionada con el suicidio.

Por otra parte esta imagen esta representada en secciones que tratan de eclipses, por lo que podría vincularse con la luna, también este ahorcamiento podría significar el engaño o la trampa lo que la termina relacionando con la caza.

Es una divinidad que no deja muy claro a que refiere esa soga al cuello, los cazadores bien podrían alabar a esta diosa pidiéndole ayuda con la caza, o bien como antes se decía por las fases lunares.

Se dice que era la esposa del dios Yum Kimil, que era nada mas y nada menos que el señor de los muertos.

Se le describía como una diosa con dos caras, una cara podría beneficiarte, pero la otra bien podría afectarte de manera negativa. Esta además muy relacionada con los pecados de la carne y se cuentan historias de que aparecía a los hombres para seducirles y hasta volverlos locos.

AKHUSHTAL- DIOSA DEL PARTO

AKHUSHTAL

Esta diosa era considerada y venerada como la representación del acto de nacer, ya sea desde la concepción hasta el día del parto. Era a quien las mujeres recurrían a implorar la bendición de quedarse en cinta, una vez en cinta se le rogaba protección para que todo saliera bien.

Es además la patrona de las parteras, es quien las guía y bendice a la hora de ayudar con los partos.

IXQUIC DIOSA DE LAS MUJERES MADRES VIRGENES

Ixquic

Según la propia cultura Maya sería la representación de la virgen María pero fuera del cristianismo, se cuenta que esta diosa quedo embarazada de el dios de la fertilidad, esto ocurrió luego que ella visitará el Árbol de Jícara sin el debido permiso de su familia.

Y esto la llevo a concebir a gemelos, uno que se convertiría en el maestro solar y el otro en sacerdote solar, a pesar de que era una mujer virgen.

Es por ello la versión Maya de la inmaculada concepción de maría.

IXMUKANÉ LA DIOSA DEL MAÍZ

Ixmukané

Vendría hacer la madre de Hun-Hunahpú el dios de la fertilidad, siguiendo las escrituras y leyendas mayas se cuenta que fue ella, Ixmukané quien creó las bebidas a base de maíz blanco y también a base del maíz amarillo.

Esto daría origen a los hombres del maíz, por todo esto también se le considera la Madre de la Tierra, porque es quien se cree da la vida y se le personifica como el sol, como la aurora que ilumina nuestro mundo.

Existen festivales en la actualidad en honor a esta deidad, el maíz es un grano muy popular y casi imprescindible en los países latinoamericanos, este grano no solo sirve para preparar bebidas sino que también comidas con mucha variedad, la mas popular las tortillas, arepas o tortas.

NAAB LA DIOSA DE LAS SERPIENTES

naab

A esta diosa se le personifica de pie con una serpiente cogida en cada mano, serpientes que hacen referencia tanto a la vida como a la muerte, esto podría también representar perfectamente el principio y el fin de los tiempos.

Naab vestía con una falda de volantes, cada volante representaba un planeta del Sistema Solar, por lo que serían 7 volantes en total, por lo tanto también serían los 7 días que tiene la semana.

Diosas Mayas, divinidades llenas de misticismo.

diosas mayas

Conocer este tipo de creencias antiguas nos lleva a saber no solo los diferentes arquetipos que existían hace siglos y que terminan fundamentando las creencias populares, sino también que a lo largo de la historia de la humanidad se ha buscado de una manera u otra alcanzar la perfección.

En este caso lo hacían a través de deidades que se volvían muy populares.

Pero aún mas allá de buscar y alcanzar esta perfección debemos tener claro que como humanos y mujeres que somos, no necesitamos ser perfectas, ser inquebrantables, tenemos derecho a la equivocación, a los errores, en pocas palabras a tener defectos.

Somos mujeres, no diosas y aun sin poderes sobrenaturales tenemos mas fuerza que cualquier deidad antigua, actual o futura. Porque somos diosas, sí, diosas mortales y valemos para todo tanto para la muerte como para la vida, para la fertilidad como la sequía, tanto para el amor como para el odio.

Somos seres increíblemente capaces de asumir cualquier situación, eso nos define y por ello nos convertimos en diosas con solo el hecho de ser mujeres.