Saltar al contenido
Aine

Aine es una de esas diosas que todos amaban en la cultura mitológica celta, ella era la diosa celta del amor. No obstante no solo era una deidad del amor, ya que también era la diosa de la riqueza y del verano, casi tan apreciada como la diosa de la tierra.

Ella tenía una personalidad muy sensible pero también muy feliz y dentro del pueblo celta era una de las más amadas e idolatradas.

Se le rendía culto en Limerick (Irlanda) aunque su fama como deidad celta del amor se extendía por toda Irlanda, entre otros países europeos.

La relación de Aine, Venus y Afrodita

En muchas ocasiones se ha pretendido relacionar a Aine con otras deidads que estuviesen relacionadas con el amor, sobre todo con Afrodita, diosa de la belleza y del amor. Pero… Tan solo es humo en la nada.

A pesar de que se le ha relacionado con otras diosas, nada más lejos de la realidad. Aine era una diosa compleja, una diosa del amor que tenía numerosos mitos y entre ellos era que había sido una mujer violada y asesinada, además de haberse enfrentado a otras tantas situaciones difíciles de superar.

Y precisamente las tristes historias que rodean a esta mujer maltratada la convirtieron en un icono para todas las mujeres celtas.

La deidad a la que tanto amaban las mujeres.

A pesar de que hay numerosas diosas, muchas… Tantas que decidí crear una web únicamente y exclusivamente a ellas, pero de todas las diosas, estas es quizás la que más está especificada hacia las mujeres.

Con esto no pretendo decir que los hombres no la idolatrasen, lo hacían, obvio… Pero con las mujeres tenía una conexión más especial y no por ser femenina, y tampoco con todas las mujeres, sino con algunas y esas algunas son las victimas del horror.

Al estar rodeada de historias trágicas y varias de ellas relacionadas con el maltrato, esto hacia que aquellas mujeres celtas que pasaban por malos momentos, se acordasen y tuviesen en sus deseos a esta diosa.

Como bien sabrás, el abuso sexual y el maltrato fue muy grande en la edad antigua sobre todo para las mujeres de aldeas y ciudades que vivían allí y su pueblo sufría una invasión donde los guerreros violaban a las mujeres.

Aine trajo esperanza a todas estas mujeres y les recordaba que el verano siempre llega y que los momentos buenos también, aunque hasta en la mitología celta, las Deidad del Invierno tenía un enorme protagonismo.

Por esta razón, esta deidad celta era admirada por otras diosas de otras mitologías europeas, una diosa llena de optimismo, pese a todo, pese a todos.

Aide, una diosa muy especial.

Cuentan las leyendas que además esta diosa era hija de Eogabail y en el propio folklore era la mujer del dios del mar, estamos hablando de una deidad muy especial e imprescindible también para los guerreros celtas.

Además, si nos trasladamos más lejos, nos encontramos con leyendas irlandesas donde se le describe como una Reina Faery, es decir, diosa de la naturaleza y también dama del lago.

Una diosa que traía la buena suerte a todos sus fieles, incluidos aquellos temibles y respetables guerreros celtas.

Sin duda alguna esta diosa merece todo el respeto del mundo, donde la historia y los mitos la rodean de un enorme optimismo y felicidad.

El optimismo de salir adelante pese a los malos tratos, el optimismo de saber ayudar a quien merece ayuda y sobre todo de dejar claro un mensaje: Todo pasa y el sol siempre vuelve a salir.