Saltar al contenido

Cailleach

Cailleach

Si nos vamos a los ancestros celtas, los primeros, aquellas deidades que antes aparecieron en la cultura celta, nos encontramos con Cailleach la diosa del frío y también del viento.

Conocida como la Velada y también como la Reina del Invierno, ella decía cuanto iba a durar el invierno. Una diosa, una bruja, una inspiración para poetas y escritores de antaño y del presente, como también pasa con la diosa maestra de la metamorfosis.

Ella estaba en Escocia e Irlanda y en muchos lugares de todo el territorio celta se puede encontrar sitios dedicados únicamente y exclusivamente a la deidad del Invierno.

¿De dónde procede la palabra Cailleach?

Como pasa con la mayoría de diosas, cada nombre tiene un significado lleno de misticismo e historia y evidentemente el nombre de la diosa del Invierno celta no es una excepción.

Significa anciana y también significa bruja, no obstante la palabra también tiene más terminologías como “velado” en el gaélico más ancestral.

Algunos historiadores coinciden en que el nombre de esta diosa más que ser un nombre lleno de significado es un título, un título que cualquier anciana podría tener.

Pero en honor a la verdad, el mito que más fuerza tiene es el de Cailleach Bhéara el cual significa Reina del Invierno, por ello es considerada la diosa del Invierno.

Principales cualidades de la Diosa del Invierno celta.

Los atributos de Cailleach eran numerosos, entre ellos hay que destacar su avanzada edad, al menos en su aspecto, una anciana que siempre llevaba un velo y a veces le tapaba un ojo.

Su piel era muy pálida, al mismo tiempo sus dientes eran de un color muy rojo e iba con unas ropas muy oscuras y llenas de calaveras.

Esta anciana podía saltar entre las montañas y cabalgar en las tormentas, además se dice que tenía capacidad de cambiar de forma y cuando lo hacía, era en un gigante pájaro.

Las herramientas mágicas que usaba tanto para crear como para destruir era un martillo, si… Parecido al del Dios Thor. Con este martillo controlaba a su gusto desde truenos a rayos y tormentas.

También tenía acceso a un curioso pozo, un pozo del que ella era cargo y dice la leyenda que si lo abría, todo el planeta se inundaría.

Ella no era mala, pero tampoco era buena. Depende a quien le preguntes, ya que unos historiadores dicen que era una deidad buena y otros mala.

Pero yo tengo una opinión, ella era mala para lo que era malo para el planeta. Por lo tanto podría ser mala para los humanos, y la pregunta es…

¿Es mala una diosa que su única labor es cuidar de quien cuida el planeta?

Ella tenía una preocupación muy profunda y era por todos los animales, concretamente cuando llegaba el Invierno, por eso en Escocia es también considerada como una pastora de los ciervos.

Y tenía ese aspecto de anciana únicamente en Invierno, cuando la primavera se asomaba, ella se convertía en una mujer joven, es decir… La mitad del año era una anciana y la otra mitad una mujer joven.

También es considerada como la diosa del grano, imprescindible para sobrevivir al frío invierno de los países celtas.

El mito de Cailleach

Como pasa con la mayoría de diosas celtas, les rodean cientos de mitos, rituales y también tradiciones.

Entre los muchos mitos que le rodean, destacaré el que más popularidad tienen en los pueblos celtas.

Recoger leña

Nos trasladamos a una fiesta que a día de hoy sigue siendo muy común, esta festilividad se llama Imbolc y cada 1 de Febrero, Cailleach se queda sin leña y dice la tradición que se transforma en pájaro y recoge la leña con su enorme pico.

La tradición nos cuenta que si el 1 de Febrero es un día gris, el Invierno será corto, si es lleno de luz, el invierno volverá.

En EEUU este ritual existe, pero le cambiaron el nombre, su nombre es Día de la Marmota y eliminaron la palabra Cailleach, aunque conservan el ritual.