Saltar al contenido

Morrigan

Morrigan

Entre el extenso repertorio de deidades de la mitología Celta la diosa Morrigan era una de ellas; esta era un ser mitológico con poderes que le permitían cambiar de forma e interferir en el resultado de las batallas.

Esto último por lo general lo hacía jugando con la mente de los guerreros.

Morrigan era la representación intangible de todo lo malo, lo perverso y del lado más oscuro de la naturaleza misma.

Se le conocía bajo el título de “Reina de los fantasmas” y suele compararse con las valquirias vikingas debido a su espíritu combatiente.

Las leyendas entorno a esta deidad mayormente narran de su aparición junto con otras diosas relacionadas a las guerras, no obstante también existen mitos que cuentan de sus apariciones sola.

Poderes de Morrigan

Los poderes de Morrigan son comparados a los de Dionisio, pues para conseguir el éxito en sus batalles podía valerse de medios alternativos como el cambio de su forma o la bebida.

Muchos mitos cuentan que para tomar ventaja en batalla ataca directamente a los soldados sin tocarlos; pues para ello usa técnicas psicológicas que lograban alterarlos e incluso sacarlos de juego.

En algunas representaciones se asocia al ganado, lo cual era muy usual para deidades relacionadas con la fecundación y el poder adquisitivo; por eso algunos sostienen que sus poderes jugaban un papel importante en la fertilidad y la riqueza.

Las leyendas también exponen que Morrigan tenía dones excepcionales para la adivinación, siendo certera en la profecías que narraba; al mismo tiempo era una hechicera nata pues puede emitir hechizos y conjuros eficientes con o sin el uso de medios herbales.

Formas de la Deidad Morrigu

Deidad Morrigu

Esta era una deidad maestra en el tema de la metamorfosis, tenía la capacidad de convertirse en cualquier figura que deseara ya sea de animales o de personas.

Podía aparecer como una mujer joven de belleza exuberante, como una horrible y decrépita anciana o como un formidable animal; todo era cuestión de la situación.

No obstante, existía una forma preferida por la diosa y se trataba del cuervo.

La mayoría de las veces solía presentarse de ese modo, sobre todo en las batallas, donde los guerreros decían que Morrigan los acompañaba volando por encima de ellos.

Por esta razón cuando un ave de ese tipo era divisada en el aire era símbolo de mal agüero.

Mitos hablados

Una de sus historias más conocidas es la de cuando se le apareció a Cuchulainn en forma de una hermosa y encantadora joven que le declaraba su amor.

Este al no estar interesado en ella la rechazó, lo cual provocó la ira en Morrigan y procedió a atacar en este orden de formas: aguila, lobo y novilla; sin embargo el guerrero logró vencerla y cuando se encontraba descansando de la anterior escena.

La diosa volvió a aparecer pero esta vez en forma de una dulce anciana ofreciendo la leche recién ordeñada de una vaca. Cuchulainn acepto la leche para saciar la sed de su agotamiento y bendijo a la mujer.