Saltar al contenido

Flidais

flidais

Flidais o Flidas es una diosa que pertenece a la tribu de los dioses Tuatha Dé Danann dentro de lo que es la mitología celta o irlandesa.

Es conocida por ser la diosa de los animales, fertilidad y bosques, suele ser comparada con la diosa griega Artemisa y la diosa romana Diana. Su epíteto por el cual se le conoce es (Foltchaín = Hermoso Cabello).

Esta deidad es todo un misterio dentro de la mitología, pues hasta los momentos no existe ninguno registro de donde proviene.

No se tiene conocimiento acerca de su vida personal, de sus padres, si fue producto de una mujer o de la magia. Pero se sabe que era una diosa con un encanto indiscutible y de gran fuerza.

Los únicos datos familiares de la diosa son los de sus hijos, se conoce que tuvo 4 y tan solo 1 de ellos se sabe de quién es.

Fand, Bé Chuille, Bé Téite y Nía Segamain, este último hijo de Adamair el alto Rey de Irlanda. Siendo Nía Segamain quien se convirtiera en el próximo Gran Rey de Irlanda.

Igualmente, Flidais tenía otro esposo llamado Ailill Finn y un supuesto amante llamado Fergus Mac Róich quien era el padrastro del Rey Conchobar.

Se dice que Fergus decidió llevarse a la diosa Flidais junto a su vaca mágica de la abundancia conocida como El Maol. Y que tendría que tener 7 mujeres para complacerlo cuando ella no estuviera cerca.

PODERES DE LA DIOSA FLIDAIS

La diosa Flidais era una gran cazadora, por lo mismo era conocida como la señora de la caza.

Poseía poderes asombrosos. Tenía la capacidad de absorber los poderes y la fuerza de la madre naturaleza. Por lo tanto, de la tierra que pisara y todo aquello natural que pudiera tocar.

Este poder la hacía ser una diosa muy fuerte en la mitología irlandesa. La capacidad de proteger, producir y destruir la convertían en una diosa invencible.

A pesar de ellos, no se conoce si realizo alguna acción que tuviera gran relevancia. Pero sin duda alguna fue una deidad reconocida.

Flidais al tener la fuerza de la naturaleza, era honrada por la salud de los animales y la vegetación. De igual manera se le invocaba cuando algún desastre natural les asechaba.