Saltar al contenido
Diosa Anat

Adorada desde hace siglos, la diosa Anat es una deidad de mucha importancia en civilizaciones de diferentes épocas a través del tiempo; los hallazgos encontrados hasta ahora, nos describen el poderío de una diosa guerrera, portadora de vida (responsable de la fertilidad), protectora, cruel vengadora, consorte y hermana de Baal (Dios del trueno en varias regiones de Asia).

Anat fue personificada de diferentes maneras, pero la forma más aceptada y frecuentemente encontrada se trata de una figura femenina con con pechos y partes íntimas bastante llamativas, arquetipo que se tomaba de ejemplo para hacer alusión a las hermosas doncellas de carácter combatiente.

Se cree además que esta diosa fue quien sirvió de inspiración para la aparición de nuevas leyendas, mitos y textos literarios.

La diosa Anat en el ciclo de Baal

En Ugarit al norte de las costas mediterráneas de Siria, mientras transcurría el año 1958 se hizo un descubrimiento que aportó a los estudiosos mayor información sobre esta deidad de la que ya se habían encontrado algunos datos con anterioridad.

Esta información está inscrita en las tabletas que hoy se conocen como “Las tabletas de Ras Shamra”.

En estos artilugios se encuentran fragmentos de textos que describen una historia mitológica que se ha bautizado como el ciclo de Baal.

Los textos afirman que la Diosa Anat era poseedora de poderes tan magníficos que solo era superada por el dios Baal.

También se menciona su importancia en temas como la lluvia y la fertilidad, de igual modo sostienen que el progenitor de la misma se trataba de “El”, quien fuese padre de los dioses.

Según estos textos además era una joven delgada y de una exhuberante belleza.

En las historias que involucran a Anat con el dios Baal la mayoría de las veces ella figura como una heroína, no obstante la sed de sangre que es despertada por sus sentimientos de venganza puede hacer que muchos la tomen como villana.

Aparición en Egipto

anat

La diosa Anat llegó a formar parte del panteón de dioses Egipcios a partir de la dinastía XVI durante el periodo de los hicsos y al igual que en Ugart en esta nación le fue dada una connotación de diosa guerrera, aunque con más inclinación hacia el lado sexual.

Está fuertemente vinculada con la diosa Astarté debido a que junto con ella en algunos textos se denominan como hijas forasteras de Ra.

Templos eran dedicados a la hermosa y poderosa Anat, incluso en el mismo Memphis era adorada o al menos así lo demuestran inscripciones provenientes de los siglos XV a XII a. C.

Una de las leyendas egipcias sobre Anat cuenta que una vez esta se encontraba bañándose a las orillas del Nilo, cuando el dios Set hacia uno de sus paseos por el mismo lugar; este al verla se convirtió en carnero y arremetió sexualmente contra ella.

La diosa en respuesta ese acto, expulsa el líquido que Set vertió dentro de ella fuertemente sobre la cabeza del mismo, dejándolo herido de tal manera que Isis fue enviada por Ra para que lo curara.