Saltar al contenido

Heket

heket

Heket o Heqet era la deidad egipcia del parto y esta era representada como una rana o también como una mujer con cabeza de rana.

Era una diosa del agua, pero también de la fertilidad y estaba asociada a las últimas fases de dar a luz.

Los egipcios de antaño cuando veían miles de ranas aparecer en el río Nilo lo asociaban a la fecundidad y era buena señal para ellos.

Se creía que esta diosa era la mujer de Khnum, el dios que crea a los hombres en los tornos de alfarero, pero esto tan solo era un mito, aunque a decir verdad era un mito muy extendido.

Relacionado: Diosa egipcia del sol

Heket y la historia de los trillizos.

Estos trillizos se dicen que serían los 3 faraones y Heket era la diosa que aceleraría que los trillizos viniesen antes al mundo.

Fue la propia diosa Heqet la que llevó a Ahmose a la sala de dar a luz y ella cumplió como la diosa de dar la vida al niño recién nacido.

Relacionado: Diosa de la invisibilidad

Aparece en numerosos textos donde ayuda al faraón a ascender a los cielos y también está relacionada con el famoso mito de Osiris.

¿Solo era una diosa de dar a luz?

No, ella tenía muchos más dotes, entre ellos el del renacimiento y estos derivaban de su cualidad de poder dar vida a recién nacidos.

Relacionado: Diosa de las inundaciones

La mayoría de mujeres egipcias usaban un amuleto de Heket mientras estaban dando a luz y había numerosos rituales para que el niño o la niña viniesen sanos.

También existía un templo para Heqet en Qus, pero lamentablemente de dicho templo únicamente queda un pequeño muro.

En definitiva, ella era una de esas diosas que era tan necesaria como querida, una diosa imprescindible para la cultura egipcia, tan imprescindible como que de ella dependían las nuevas generaciones.

Relacionado

Configuración