Saltar al contenido

Hela

Hela diosa vikinga

Hela o Hel es la Diosa de la muerte, reina sobre Helheim, que es uno de los nueve mundos y es conocido como el inframundo nórdico. Es hija de Loki, dios del caos y del engaño, y de una hechicera llamada Angrboda que es de Jötunheim, el mundo de los gigantes.

Los que mueren en batalla van al Valhalla al morir, pero los que mueren de enfermedad o de vejez, van a Hel. A lo largo de muchas épocas distintas, varios poetas han descrito la aproximación de la muerte como “la llagada al Hel”.

Hela era una mujer hermosa por un lado, y al mismo tiempo la mitad de su cuerpo era la de un cuerpo en descomposición. Se podían ver sus huesos y la carne putrefacta, se cree que esto es debido al concepto de “La Muerte” que siempre ha tenido el hombre.

La morada de Hela

Hela diosa vikinga

Helheim es uno de los destinos nórdicos de los muertos, para llegar a él se dice que debes ir siempre hasta el norte y de forma constante hacia abajo.

Es en este mundo donde no solo van los que mueren de vejez o por enfermedad, sino que además una vez allí nadie puede salir, ni siquiera los Dioses.

Esto es debido a que lo rodea el río Gjöll, que separa a los vivos de los muertos y es conocido por ser un río de agua helada y lleno de cuchillos. Es de “Helheim” y “Hel” que proviene la palabra en inglés “hell” para describir el infierno.

Hela mora allí y la entrada de Helheim es custodiada por un perro llamado Garm. Hay muchos que moran con ella, ya que Helheim es muy grande y hay espacios o secciones específicas para cada uno.

Por ejemplo, está Nastrand, donde el sol nunca brilla y todas las puertas de las salas se abren solo al norte.

En las paredes hay serpientes que escupen veneno todo el tiempo hacia adentro, todo este veneno fluye por las salas y llena a Nastrand de vapor venenoso. Esta sección de Helheim es la que se considera más como el inferno.

La historia de Hela

Cuenta la historia que en cuanto Hela se dio a conocer y todos los Dioses la vieron, incluyendo a Odín que era su abuelo, quedaron todos tan espantados con su apariencia que decidieron de inmediato confinarla en lo más profundo de los Nueve Mundos: Helheim.

Es allí donde es nombrada como soberana de los muertos y es prácticamente obligada a quedarse allí, sin ningún tipo de gloria.

La confinaron a un lugar donde nadie querría ir por voluntad propia solo por su apariencia. Se dice que muchos vikingos preferían quitarse la vida o ahogarse en el mar para no tener que ir a Helheim.

El palacio donde vive en Hela se llama “miseria” (Eliud), está rodeado de rejas tupidas que lo hacen ver más como una cárcel tenebrosa.

Donde duerme Hela se llama “insomnio” (keur) y su comedor se llama “hambre” (hungour). Sus criadas se llaman “pereza” (Gangleura) y “retraso” (Ganglate).

Hela está destinada a estar sola por siempre en Helheim, rodeada solo de muertos y lamentos.

Hasta que llegue el Ragnarok y se cumpla la profecía en la que ella estará encargada de dirigir la Legión de los Muertos y luchar en el bando de Loki y junto al perro gigante Garm en contra de Odín, que fue quien la desterró al Helheim en primer lugar.

Poema

Hay muchos poemas registrados en los que se hace referencia a Hela o a Hel como la muerte misma.

En la que los artistas describen cómo se sentirá ser llevados por ella o lo que es aguardar la muerte. Este es el final de un poema escrito por Egil Skallagrímson, en el siglo X:

Estoy afligido

pues cerca está ya

Hel, la diosa

de los hombres muertos;

mas con alegría,

y aun con deseo,

y ya sin miedo,

aguardaré la muerte