Saltar al contenido
Ran

La deidad Ran es una de esas “diosas” de difícil encaje ya que no es del todo una diosa, pero tampoco una mujer, entonces… ¿Quién era Ran para la cultura vikinga? Hoy vas a conocer todo acerca de esta misteriosa divinidad vikinga.

En primer lugar ella era la mujer de Aegir y su aspecto físico era tan llamativo como su propia existencia puesto que ella era una mujer con un aspecto fino, una piel suave y de color azul verdoso.

Su cabello era largo, liso y suave. Era tan largo que este se arrastraba por el suelo cuando ella caminaba por el interminable pasillo de Aegir.

Las puntas de su cabello se desvanecían en la nada y esto tenía un motivo: Su cabello estaba unido de una forma mágica a todas y cada una de las algas de los agresivos mares del norte de Europa.

El aspecto de Ran

De igual modo que pasaba con sus hijas, Ran podía aparecerse como una sirena, pero también aparecía como una mujer con piernas. Su principal forma era esta última, la de mujer con piernas.

¿El por qué? Por que su principal trabajo es ser anfitriona de Aegirheim y esto hacía que ella tuviese que pasar mucho tiempo caminiando por los diferentes pisos de Nácar.

Su principal arma era una red y esta red era usada para algo… ¿Macabro? Ya que esta red arrastraba a las personas hacia la muerte.

Representación

Sirena Ran

Su aspecto era muy hermoso y era considerada como la “Sirena coqueta” donde era capaz de hipnotizar con su aspecto a cualquier hombre. También era la creadora de las tormentas del mar del Norte.

Ella representaba lo más oscuro y catastrófico de los mares. Ella no tenía ningún tipo de problema en ser alguien capaz de crear el KAOS más absoluto.

Su hermosura no debe engañarte, detrás de tal nivel de hermosura se escondían unos dientes afilados y sus dedos tenían más de garras que de dedos.

Su sonrisa era capaz de enfriar cualquier sangre y su principal hobbie no era otro que coleccionar almas muertas. Con estas almas poblaba Aegirheim.

Cabe destacar que debido a esta personalidad tan oscura, ella tenía una exquisita relación con la Diosa de la muerte vikinga, con Hela.

Mitología en sagas Vikingas.

Ran diosa

Dentro de la mitología islandesa hay una historia/leyenda muy común que gira entorno a Ran y es que se dice que si aparecen dos personas ahogadas en una fiesta funeraria era una forma de decir que Ran ha dado la bienvenida a su particular Salón.

También se decía que era preferible salir con oro al mar por si una tormenta marina te atrapaba y esto era por que si fallecías, podrías entrar al Salón de Ran con riquezas.

Ran era hospitalaria, una buena anfitriona en su particular Salón. Una hospitalidad que duraba siglos, donde las almas ahogadas disfrutaban de grandes festejos, pero… Llegaba un momento donde Ran se cansaba de estas almas y las mandaba a Helheim, la tierra de los muertos donde Hela era la Reina.

Una última leyenda nos cuenta que en una tormenta de Mar, si se dejaba caer el oro por el lateral del barco y se le rezaba, esto podría tranquilizar a la diosa Ran y así poder llegar vivos a casa.

Le encantaban las conchas, la vida marina, las hoyas de oro y en definitiva todo aquello que fuese “tesoro de piratas”

Invocación a la Diosa Ran

El siguiente texto era la forma en la que se dice que los antiguos vikingos invocaban a esta diosa. Lo hacían como reconocimiento de su poder y obviamente como respeto a Ran.

Dios te salve, Señora de los mares del norte,
cuyo cabello enamora en toda la hierba que agita
en todas las aguas de la costa.
Salve, esposa de Aegir, madre de los Nueve,
diosa de las aguas saladas,
madre de plancton, madre de barracudas,
madre de grandes y ramificados arrecifes de coral,
madre de rape y anémonas.
Dios te salve, señora, que nos reta a ver
que la naturaleza no está bajo nuestro control,
que somos solo una pequeña parte del mundo
y que no debemos ser demasiado arrogantes,
que somos carne y hueso.
Dios te salve, la generosidad de la Señora de los Océanos
y la destructividad del frío del océano,
y que podamos llegar a apreciar tu reino
antes de que nos lo quites para siempre.

¿Cómo Honrarla?

Ran diosa

Ran era una de esas diosas a las que se le honraba y mucho. Unos dicen por miedo, otros dicen por respeto. Pero la realidad es que era una de las diosas vikingas más honradas.

Para ello se hacía un rito y había que reunir los siguientes elementos:

  1. Ir a una playa con muchas algas.
  2. Usar algo que lleve oro.
  3. Un barco hecho de papel.
  4. Poner el oro en el barco de papel y llevarlo al mar.

Una vez tienes todos estos elementos, hay que atar unas algas con una cuerda alrededor de la cabeza, formando una especie de corona y habrá que hablar a Ran.

Hay diferentes formas de hablarle, puedes usar la invocación que te facilite en el punto anterior. No solo debes de saber decir las palabras adecuadas de invocación, también hay que decirle algo más.

Debes de hacerle ver cuanto valoras el oceano y pedirle a que te ayude a la hora de adentrar en él. Cuando hagas eso tienes dos últimas cosas que hacer:

Tirar el barco con el oro al océano: Es lo que siempre se ha hecho, lo que los vikingos hacían.

Usar un recipiente con agua del mar y meter ahí el barco con el oro: Esto es algo más “novedoso” pero en realidad… Es algo mucho más útil, ya que una vez se hace esto, después debes de vender ese oro y el dinero ganado hay que entregarlo a algún tipo de organización de protección del mar.