Saltar al contenido
LEVANA

Levana (cuyo significado es “levantar” proveniente del latino Levare) es una diosa de la mitología romana. Esta deidad era la encargada del reconocimiento de los recién nacidos.

Cuando llegaba al mundo un niño, era colocado en la tierra desnudo y como un acto de legitimación debía ser alzado por el padre o aquel que lo representara. Esta acción era una de las formas en la cual solían invocar a la diosa Levana.

Relacionado: Diosa romana Lucina

En la antigua roma a la hora de dar a luz solían utilizar una postura bastante común. La cual era arrodillada o en cuclillas. De esta forma cuando el niño nacía era posado en el suelo hasta que se cortara el cordón umbilical y se levantara por la partera. La diosa Levana cumplía una función de supervisora en cada uno de estos nacimientos y levantamientos.

Presidiendo así las primeras horas de nacido de cada niño. Por otra parte, era participante en los diferentes rituales que realizaban durante el parto.

MITOLOGÍA SOBRE LEVANA

Según la mitología había ciertos rituales que se realizaban al momento de que un niño naciera.

Y es que desde el primer momento en que este comenzara a respirar, era dejado en el suelo. Como mencionamos previamente esta era una de las razones por la cual solían dar a luz en posiciones arrodilladas.

Relacionado: Diosa de la cosecha romana

Un vez el recién nacido estuviera en el suelo, debía ser levantado por el padre, quien sería el mandatario de la diosa Levana.

O en algún otro caso debería ser un mandatario del padre, tal como algún familiar cercano. Se levantaba rápidamente ya que en aquel entonces, temían que alguna criatura grande que se arrastrara se acercara.

El ritual consistía en levantar al niño viendo hacia el cielo, presentando su frente a las estrellas. De esta manera lo legitimaban.

Hay investigadores que relatan que esta función que tenía Levana era paralela a la de la diosa griega Artemis. Ya que la labor que se le interpreta es la de elevar a los niños.

Relacionado: Diosa romana del destino

Y hay otros quienes mencionan que este tipo de ritual o ceremonia era una contradicción de ley romana con respecto a la legitimidad del nacimiento.