Saltar al contenido
Juno

Juno es una de las diosas más importantes dentro de la religión de la Antigua roma, ella era una de las principales diosas y era muy similar a la diosa griega Hera, con la cual se le identificó en muchas ocasiones.

Ella junto a Júpiter y Minerva era parte de la famosa Triada de deidades, los cuales fueron introducidos por los reyes etruscos.

La deidad romana Juno estaba totalmente asociada con cada uno de los atributos de la vida de cualquier mujer, sobre todo con las casadas.

Su papel dentro de la antigua mitología romana era un papel más que significativo, considerada como una de las diosas con mayor poder para el pueblo de Roma.

Hija de Saturno, esta se casó con su hermano, el cual además era su gemelo.

Su hermano, Júpiter era el dios del cielo y también del trueno, no obstante era conocido por todos como el Rey de todos los dioses, por eso Juno fue conocida como la reina de los dioses.

Su importancia era tal, que estaba asociada con la eternidad y era protectora del pueblo romano y eso hizo que para los romanos fuese una de las deidades más honoradas.

Diosa romana de las mujeres.

diosa romana Juno

Como he dicho, ella era una diosa muy protectora con las mujeres. Diosa de la vida de ellas, concretamente de las casadas.

Tenía diferentes nombres, uno de ellos era Juno Lucina el cual estaba asociado a ayudar en el parto de cualquier mujer, es decir…Era la diosa del parto.

Así mismo, fue una diosa que animaba y ayudaba a las mujeres, era como una especie de hada madrina de aquellas mujeres que más necesitaban de su ayuda.

Cuentan los mitos que cada mujer tenía una Juno, es decir… Un espíritu protector que las cuidaba de los hombres malos.

Cuando las niñas llegaban a la pubertad ellas comenzaban el camino a la madurez bajo la protección de Juno Sororia, que significa “mi hermana”.

Cabe destacar que también se le podía conocer como Sospita la cual estaba totalmente asociada con las armas, ¿El por qué? Bueno, ella fue vista como la salvadora de las mujeres de la Antigua Roma.

También era muy conocida con el nombre de Juno Moneta, y este significado era muy simbólico ya que literalmente significada “La asesora”.

Algunos mitos conocidos.

esposa de Júpiter

Como es evidente, esta deidad romana estaba presente en numerosos mitos. Uno de ellos nos traslada al poeta romano Ovidio.

El cual cuenta que cuando Júpiter parió a Minerva desde su cabeza, Juno se puso muy celosa por no ser ella la quien trajo a la diosa Minerva.

Por lo tanto, Flora (diosa de las flores) le tuvo que dar una milagrosa hierba la cual ayudo a que esta trajese al mundo al deidad Marte.

También hay un conocido mito en el que cuenta que Juno se opuso totalmente a Eneas, pero Juno tuvo que ceder en la entrada de los troyanos en Italia, debido a que Júpiter y Fate fueron más fuertes.

¿Cómo adoraban a Juno?

Juno

Al ser una de las deidades romanas de mayor relevancia, esta disfrutaba de una gran adoración.

Se hizo por y para ella un Templo en el Esquilino en el S IV a.C, en el 396.

Los romanos, al derrotar a los etruscos los cuales adoraban a Juno bajo otro nombre (Uni) en la guerra.

No solo le hicieron y dedicaron a Juno un Templo, sino que además le pidieron que abandonase la ciudad de etrusca (Veii) en nombre de Roma.

Según los romanos, los etruscos no podían tener la protección de Juno y esta debía de servir a Roma.

En 344 a. C. se construyó otro templo para Juno en el lado norte de la Colina Capitolina, en un área conocida como Arx. 

Según estos, el ruido de los cantos de gansos asustaba a aquellos galos que trataban de atacar y ayudaba a Arx.

Este templo además tenía una ubicación privilegiada ya que estaba al lado de la casa de moneda, es decir… Del sitio donde se ganaba mucho dinero.

Festivales de Juno

Festivales de Juno

La adoración a la deidad Juno era en mínimo 2 festivales al año dentro del calendario romano.

Digo mínimo ya que hay muchas historias que hablan de algún festival más, pero… los oficiales y de los que son demostrables, son dos.

El principal festival fue el llamado “Matronalia” el cual se celebraba el 1 de Marzo, fecha que justamente se dedicó a uno de los templos de Juno.

En este festival se celebraba la primavera y también el matrimonio.

Las mujeres iban por el templo de Juno en una silenciosa procesión, acompañada de sacrificios tanto de corderos como de ganado en general.

Al llegar a casa, estas oraban por la felicidad de su matrimonio y estos les daban regalos.

La segunda celebración se llamaba Nonae Caprotinae. Se llevaba a cabo el 7 de julio en el Campus Martius debajo de una higuera salvaje. El mes anterior, junio, y si… Junio se llama Junio por esta diosa.