Saltar al contenido
Kumari

Hablar de una diosa Kumari es hablar de un tipo de deidad muy diferente a lo normal. Un tipo de diosas y de historia que sin duda alguna te va a sorprender.

En Nepal, específicamente en el valle Katmandú, de las comunidades de Newary, las niñas son consideradas Diosas y son adoradas por su divinidad.

Las Kumaris son niñas vírgenes, puras y castas, que a diferencia de las Diosas en las diferentes mitologías espirituales y representadas en figuras, conviven en templos con los budistas e hindúes de estos pueblos nepalíes.

Existen aproximadamente desde el siglo XI, cuando se dieron cuenta de la inocencia y poderes de las niñas, teniendo una preparación larga y rigurosa, pero con un reinado corto.

El reinado virgen de las Kumari

Para llegar a ser diosa Kumari se debe pasar por varios procedimientos. Como es una creencia que comparten los budistas e hinduistas, primero estas niñas son presentadas ante sacerdotes y un astrólogo que verifican la virginidad de la misma; contando con 32 lachhins, además de atributos físicos y psicológicos parecidos a Buda.

Estas niñas, entre sus rasgos físicos son consideradas las similitudes de sus atributos con los animales, como las piernas de venado o tono de voz claro como un pato. Cabellera y ojos oscuros, dentadura perfecta, con una historia médica sana sin complicaciones.

El astrologo confirma que su signo del zodiaco sea igual al del jefe de estado para garantizar la bonanza, abundancia y prosperidad en el país. A estas precandidatas a Diosas Kumari, se le realizan pruebas para comprobar su valentía, como por ejemplo, pasar una noche cuidando cabezas de ganado muertas.

Por último, estas criaturas deben demostrar su perfección y pureza de alma y de corazón.

¿Qué funciones tiene una Kumari?

diosa Kumari

Una vez elegida Diosa Kumary, pasa a vivir su vida en el templo donde sus familias la cuidan. Su reinado consiste en proteger la ciudad. Se mantienen en los templos, hablan con unos pocos, no pueden ir al colegio y solo salen durante las festividades en brazos de sus cercanos, porque tienen prohibido caminar por el suelo fuera del templo.

En esas festividades, se mantienen por largos periodos dando su bendición a los visitantes.

Solo pueden vestir de rojo, como símbolo de la energía creativa. Entre sus atributos está el de curar enfermedades, hacer realidad deseos concretos y ser el enlace entre este mundo y la divinidad.

Fin de la adoración

Se estima que el reinado puede durar entre 5 y 10 años, cuando aparece su primera menstruación, porque es cuando la Diosa Taleju abandona su cuerpo para comenzar la búsqueda de otra niña virgen.

Las manchas de sangre indican que la Diosa se escapa por allí. En este punto, las niñas son sacadas del templo, pueden asistir a la escuela y comienzan una vida normal.

Ser una Diosa es algo codiciado en esta cultura por las familias, para mantener su tradición, por ende, es un honor preparar a las niñas para tal misión.

Actualmente existen alrededor de 30 Kumari en todo Nepal, siendo de mayor relevancia la Kumari Real de Katmandú.

En el palacio que queda en el centro de la ciudad llamado Kumari Ghar, vive la Kumari real actual; es Trishna Shakya, seleccionada desde el año 2017, contando con solo 3 años de edad.