Saltar al contenido
nanna

La diosa Nanna era considerada por los antiguos paganos nórdicos como la diosa de la alegría. Ella era una importante diosa Æsir y eso la colocaba en un importante lugar.

Hay muchos mitos que la rodean; Desde hija del Dios Nepr a hija de Máni (Dios de la luna). No obstante a pesar de estos rumores y buscando en diferentes fuentes de gran fiabilidad hay un lazo familiar que más se repite; Ella es madre de Forseti, el Dios de la Justicia.

Estaba casada con Baldr y ambos tenían una relación envidiable, llena de amor y a su vez llena de lealtad.

Era tal la importancia de esta diosa que su lugar de residencia era en Asgard, en el salón celestial, en una corte de estrellas.

Su historia de amor con Baldr es conocida, puesto que ella se unió a su marido en la vida, muerte y también en el propio renacimiento.

Era tal su amor por él, que cuando este falleció, ella también murió y murió de dolor. Murió con el corazón roto. ¿Bonito verdad? Pero a la vez triste.

Su muerte no fue en vano puesto que es ahí donde entra el Dios Thor, el cual era cuñado de esta deidad y este hace que su muerte sea santificada y sagrada.

La diosa nórdica Nanna viajó junto a Baldr a Helheim y ahí permanecieron sanos y a salvo hasta que volvió a aparecer y lo hizo en el Ragnarök.

¿Cómo trataban a la Diosa Nanna en la cultura nórdica?

Los paganos le tenían mucho cariño y amor a esta diosa puesto que ella era romántica, dulce y muy amable. Siendo la diosa del poder del amor, incluso aquel amor que hay después de la muerte.

También se pensaba que ella era la deidad de la naturaleza heliotrópica de las flores, las cuales florecen con alegría al son de la luz solar. No solo es conocida en la antigua religión vikinga, también era conocida en la irlandesa y la grecorromana.

Los símbolos que más la representan son aquellas plantas asociadas con la primavera y verano, el girasol era el más usado.

Aún así, si nos trasladamos al presente, la cual sigue teniendo significado, la podemos encontrar en anillos de boda, regalos de boda y hasta en baladas de amor nórdicas.

En definitiva: Una deidad vikinga que rebosaba felicidad, optimismo y mucho amor. Muy valorada por los antiguos vikingos y a decir verdad.. Es una Diosa que hoy todos necesitaríamos, ¿Verdad?