Saltar al contenido

Andrómeda

Andrómeda

Andrómeda es una princesa y también la diosa de los sueños, es la más joven de la mayoría de diosas que existen, además era amiga de la inigualable Medusa, también era amiga de Dioniso.

Era la hija del rey Cefeo y la vanidosa Cassiopea, sus padres gobernaban la región de Etiopía, que vendría hacer la región alta del Nilo, abarcando también algunas partes del desierto del Sahara.

La reina Cassiopea en un momento afirmo que su hija Andrómeda era más bonita que las Nereidas, estas eran las ayudantes de Poseidón y también las hijas de Nereo y Doris, se dice que este enojado con tal afirmación amenazó a Cassiopea con inundar la tierra con Cetus, que era la temible serpiente marina.

Relacionado: Diosa griega Eris

Historia de Andrómeda

Si su madre se sacrificaba la isla quedaría ilesa, pero mas sin embargo fue cobarde y decidió encadenar a su hija a una roca y ofrecer la como sacrificio.

No obstante, Andrómeda fue salvada por Perseo, era el sobrino del rey de la ciudad de Argos, quien con la cabeza de Medusa convirtió al monstruo en piedra, luego termino siendo su esposo.

De esta historia se pueden ver fragmentos en una película que además esta bastante bien, titulada “Furia de Titanes”, solo que en esta historia Perseo rescata a la princesa y se enamora de otra deidad.

Muy diferente de lo que era su madre, Andrómeda era en absoluto vanidosa, una vez casada con Perseo le siguió en su viaje de vuelta a Grecia, se dice concibieron nueve hijos.

Según los relatos luego de su muerte la diosa Atenea la colocó como una hermosa constelación en el cielo, muy cerca de su amado esposo Perseo y su vanidosa madre Cassiopea.

Una deidad victima de las circunstancias familiares

Como podemos ver esta deidad fue victima de la ignorancia y vanidad de su madre, aunque de no ser por esta situación.

Ella quizás nunca habría llegado a conocer a su salvador y esposo Perseo, quién fue el que protagonizó e incluso inicio la historia de Andromeda en la mitología de los griegos.

En ocasiones eso que podría parecernos terrible con el tiempo puede resultar lo mejor de nuestra vida. La historia de esta diosa nos recuerda eso, que siempre lo malo trae lo bueno y quizás hasta multiplicado.

Porque nunca hay tormenta sin calma, ríos sin peces o males que por bien no vengan, solo se necesita tiempo para descubrirlo.

Perseo fue un digno y noble esposo y no dudo que Andromeda le amará con locura, es a mi parecer una historia de amor muy bonita y fascinante.

Sin duda alguna las historias que nos cuentan sobre diosas no dejan de sorprender y gratificar a quien las lee.

Esto pasa porque hasta en la mitología hay espacio para la igualdad, tanto hombres como mujeres tenemos la capacidad de ser fuertes, justos y nobles.

Las deidades van mas allá de un simple genero, son valor, conocimiento y divinidad, es hora de que seamos nuestros propios dioses y creamos en nuestro poder interior, dejando a un lado cualquier tipo de estereotipo sin sentido.